Consejos

ELEGIR
La primera monta.
Así se llaman los neumáticos montados en un vehículo nuevo.
Siguiendo las recomendaciones del constructor del vehículo y del fabricante del neumático, es posible montar diferentes neumáticos, respectando los índices de carga y los códigos de velocidad.

¿Utilización?
Para optimizar el comportamiento del vehículo y adaptarlo a las expectativas del usuario, los fabricantes de neumáticos desarrollan diferentes gamas.
Pida siempre consejo a un profesional.

Elección estacional.
¿Qué dice el reglamento?
a) Sobre un mismo eje, es obligatorio montar dos neumáticos idénticos (la misma marca, el mismo dibujo de escultura…) y con el mismo número de homologación.
b) En invierno, la utilización de neumáticos específicos y/o cadenas puede ser obligatorias en ciertas condiciones.

MONTAR
El montaje: un trabajo de profesionales.
Es una operación delicada que consiste en ensamblar una rueda, una cubierta y una válvula, sin olvidarse del aire a presión.
Los montajes hechos por un profesional garantizan el respetos de las consignas de los fabricantes de neumáticos, de los constructores y de la reglamentación.
Él podrá detectar eventuales anomalías que pueden afectar a su seguridad.

Una hermeticidad sin fallos.
Para garantizar la hermeticidad de un neumático:
a) La llanta no debe estar deformada y oxidada.
b) Durante el montaje, los talones tienen que estar perfectamente posicionados sobre la llanta.
c) La válvula y su tapón deben sustituirse en cada montaje.

Mantega el equilibrio.
El equilibrado consiste en fijar contrapesos en la rueda para compensar el reparto de masas.
Esta operación suprime las vibraciones, preserva el neumático, los órganos de suspensión y de dirección, de un desgaste prematuro.

Los mejores… ¡Atrás!
Se aconseja montar los neumáticos nuevos (o menos gastados) en el eje trasero para asegurar una mejor estabilidad en situaciones difíciles (frenada de emergencia o curva cerrada), principalmente en suelos deslizantes.
De hecho, si la pérdida de adherencia ocurre en los neumáticos traseros, el vehículo puede hacer un trompo.

La llave de la seguridad.
El empleo de una llave dinamométrica es necesario en cada montaje, para proporcionar un apriete adaptado a cada tipo de rueda.

INFLAR
La presión adecuada.
En cada vuelta de la rueda, el neumático se aplasta cerca de 12 veces por segundo en un vehículo a 90km/h.
La presión de inflado determina la amplitud de las deformaciones.

El bajo inflado.
Cuando la presión de inflado es insuficiente, el neumático se fatiga, generando una elevación de la temperatura y un desgaste anormal.
El comportamiento del vehículo se ve afectado. Los daños pueden ser irreversibles y peligrosos. Además, el consumo de carburante aumenta.

El sobre-inflado.
Afecta a la estabilidad del vehículo ya que se disminuye la superficie de contacto con el suelo.
El confort y la duración también se ven afectados.

Control periódico.
Un neumático pierde presión debido al paso normal del aire a través de la goma, a pequeñas perforaciones, a fugas en la válvula o a la unión cubierta-llanta.
Por seguridad y confort, se debe verificar las presiones por lo menos una vez al mes y siempre antes de un viaje largo, sin olvidar la rueda de repuesto.

VIGILAR
El desgaste: factor de riesgo.
El desgaste de un neumático es más rápido o más lento en función de diversos factores:
-Sinuosidad y revestimientos de las carreteras.
-Estilo de conducción.
-Estado mecánico del vehículo.
-Presión de los neumáticos.

El principal riesgo es la pérdida de adherencia en suelo mojado, cuando el dibujo del escultura restante no es capaz de evacuar el agua entre la superficie de contacto y la carretera: es cuando ocurre el “aqua planing”.

¿Qué dice el reglamento?
Los neumáticos deben tener esculturas visibles en toda la superficie de la banda de rodamiento.
No deben presentar conrtes profundos en los flancos.
Durante toda su utilización, los canales principales de la banda de rodamiento deben tener una profundidad mínima de 1,6mm.

Desgastes anormales.
Las ruedas de un vehículo no están “paralelas o derechas”, forman ángulos con el eje del vehículo para optimizar el comportamiento.
Estos reglajes-la geometría, especialmente el paralelismo-se pueden desajustar, después de un choque, por ejemplo.
Esto provoca un desgaste irregular característico.

Los indicadores de desgaste.
Se sitúan en el interior de las ranuras principales, permitiendo visualizar su profundidad.
Cuando es desgaste alcance estos indicadores, es hora de cambiar el neumático.

EL PINCHAZO
El cambio del neumático en seis etapas.

Etapa 1.
Encender las luces de emergencia y aparcar lo más alejado posible de la carretera.
Poner el freno de mano.
Ponerse el chaleco reflectante.
Colocar los triángulos.
Mantener a los pasajeros en un sitio seguro.

Etapa 2.
Calzar una de las ruedas.
Colocar el gato en la ubicación prevista, en el lado de la rueda pinchada.
Aflojar los tornillos, sin retirarlos.

Etapa 3.
Elevar el vehículo para despegar la rueda del suelo.
Retirar los tornillos y colocarlos en un sitio limpio.

Etapa 4.
Retirar la rueda pinchada.
Colocar la rueda de repuesto en el buje.
Apretar los tornillos ligeramente.

Etapa 5.
Bajar el vehículo y retirar el gato.
Apretar firmemente los tornillos con la llave.
Guardar el material y la rueda pinchada en el maletero.

Etapa 6.
Regresar a la carretera con prudencia.
Apague las luces de emergencia.